ICDA

Disney en pandemia

Viajar a Disney en tiempos de pandemia: el lugar mágico del mundo totalmente diferente a como se lo conoció.

Publicado: 10 septiembre, 2021
novedad

Por Micaela Busso, editora ICDA.

A pesar de que viajar en estos tiempos es todo una odisea —vuelos reprogramados, retrasos y un sinfín de cosas por enumerar— decidimos con mi familia sacar lo positivo de todo esto y viajar igual, al lugar que ya conocíamos y del cual, tantos recuerdos tenemos, solo que esta vez nos acompañaría un integrante especial, mi hijo de dos años que conocería por primera vez el lugar donde se hacen realidad los sueños.

Desde el día uno que aterrizamos en Orlando todo fue diferente. En migraciones ya no existía el policía que te espera para recibir tu pasaporte y hacerte una serie de preguntas, sino que todo ese tramite ya estaba digitalizado a través de unas computadoras en las que cada pasajero hacía todo por su propia cuenta. Personalmente esto me pareció fantástico, ya que las eternas colas de antes no existían más y los tiempos se hicieron muchísimo más cortos.

Decidimos hospedarnos en una casa alquilada mediante AirBnB, a 5 minutos de los parques de Disney y a 10 del de Universal. Al ya estar paga la estadía (vía tarjeta de crédito), nos dejaron las llaves en la puerta sin que tuviéramos contacto físico con ninguna persona.

Al siguiente día teníamos programado ir al famoso Magic Kingdom, pero lo que no teníamos previsto era que al navegar esa mañana en internet para comprar las entradas, íbamos a sorprendernos con que las entradas para ese día y para todo lo que restaba del mes de junio estaban agotadas. Quisimos informarnos sobre cómo podía suceder eso, si en nuestros viajes previos nunca nos pasó algo similar. La respuesta fue obvia: al estar viviendo una pandemia mundial, todos los sitios, ya sean locales de comida, centros comerciales y los mismos parques, tenían un cupo máximo de personas permitidas, y ese número debía respetarse a rajatabla. Por suerte encontramos a una persona que revendía entradas, asique así pudimos comprarlas y visitar Disney ese mismo día.

Algo de lo que no nos enteramos a este ese día, es que ahora todas las entradas a los juegos, los restaurantes y los shops donde compras souvenirs, deben hacerse con turno, el cual debe agendarse a través de la app My Disney Experience. Así que, a pesar del tiempo que perdimos buscando un restaurante que tuviera lugares disponibles, para comer algo antes de subir al menos a algunos de los juegos a los que solíamos hacerlo antes, lo disfrutamos igual y tranquilos de que esa medida era la más segura para la salud de todos los que asistíamos ese día.

La otra sorpresa que nos encontramos fue que los muñecos de Disney, tan icónicos de las visitas al parque, deambulando de aquí para allá y tomándose fotos con cuanto turista se los pidiera, ¡ya no estaban más!. Solo se los puede ver en los desfiles programados, cuyos horarios podías anticipar, a través de My Disney Experience.

A pesar de los contratiempos, pasamos un día fantástico, y a pesar de lo agotados, llegamos al AirBnB con la total decisión de poner manos a la obra y comprar todas las entradas y reservar los juegos y restaurantes para los siguientes días. Así lo hicimos, y los siguientes días disfrutamos del Animal Kingdom, Epcot, Hollywood Studios y Universal Studios sin ningún tipo de complicación. Adelantarse fue la clave para disfrutar de 4 días soñados que nos sacaron un poco de la locura que estamos viviendo actualmente.

Dato de color, en Estados Unidos ya nadie usa barbijo (sí se respetan las distancias), así que desde que llegamos hasta el día que regresamos a Córdoba, pudimos descansar un poco de ese nuestro nuevo convidado al outfit de todos los días.

Regresamos felices, aunque con esa rara sensación que tienen quienes luchan por hacer coincidir los recuerdos y los hechos. Disney ya no es el que recordaba y conocía, pero sigue siendo Disney... en pandemia. El mundo cambió, también el mundo de los sueños.

COMPARTILO CON TU RED