Noticias ICDA

COVID-19: desafíos para la emisión de los estados financieros

Nota escrita por la Dra. Graciela Scavone, Profesora de la Maestría en Contabilidad y Auditoría. Docente regular de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad del Salvador.

Las amenazas comerciales y económicas del brote de coronavirus continúan y evolucionan, siendo un desafío en este momento predecir el alcance y la duración de su impacto comercial y económico. Las empresas están lidiando con la pérdida de ingresos y las cadenas de suministro interrumpidas, y se observa una volatilidad significativa en los mercados financieros. En consecuencia, estas circunstancias pueden presentar desafíos importantes a las entidades al preparar los estados financieros.

En este contexto, la transparencia es un factor esencial. Existe una necesidad vital de información confiable, y los informes financieros son parte de este escenario. El impacto en la información financiera puede no ser lo primero que viene a la mente como consecuencia del coronavirus, pero el rol desafiante para los preparadores de estados financieros, y para los auditores no puede dejar de reconocerse.

Los requisitos existentes de auditoría y contabilidad permanecen vigentes. La aplicación de los estándares actuales de contabilidad y auditoría inevitablemente producirá preguntas y reflexiones nuevas que requerirán de análisis y consenso.

En este contexto, la transparencia es un factor esencial. Existe una necesidad vital de información confiable, y los informes financieros son parte de este escenario.

Las medidas y políticas han perturbado significativamente las actividades de muchas entidades. Las interrupciones son más inmediatas y pronunciadas en ciertas industrias como el turismo, la hospitalidad, el transporte, el comercio minorista y el entretenimiento, mientras que también se anticipan efectos indirectos en otros sectores, como el manufacturero y el sector financiero.

Es necesario recordar ciertos requisitos contables existentes que deben considerarse al abordar los efectos financieros de la pandemia al preparar los estados financieros de las entidades. Los temas destacados en este documento no son exhaustivos, y su aplicabilidad depende de los hechos y circunstancias de cada entidad.

Las empresas deberán considerar nuevas regulaciones, y monitorear los efectos actuales y potenciales que tendrá el coronavirus en sus informes financieros. Habrá una serie de áreas de discusión, pero empresa en marcha y liquidez, evaluación de deterioro, modificaciones de contrato, medición del valor razonable y asistencia gubernamental, serán fundamentales.

En línea con estos desafíos en relación con la información a suministrar, problemas tales como: eventos después del período de cierre, empresa en marcha, medición del valor razonable, evaluación de pérdida crediticia esperada, deterioro de activos y otras estimaciones contables, no pueden dejar de abordarse.

Es necesario recordar que la distinción entre un evento de ajuste y un evento que no debe producir un ajuste se basa en si el evento proporciona evidencia de las condiciones que existían al final del período del informe.

Los eventos después del período de informe son aquellos eventos, favorables y desfavorables, que ocurren entre el final del período de informe y la fecha en que los estados financieros están autorizados para su emisión.

Es preciso destacar que para eventos considerados nuevos, ocurridos después del cierre de la información, las revelaciones adicionales a proporcionar deben ser evaluadas. Es por esta razón que se debe analizar el escenario que se daba al momento de cierre de la información, a fin de aplicar el criterio que nos habilite a efectuar los reconocimientos contables adecuados.

El brote de coronavirus ocurrió en un momento cercano a la fecha del informe, y la condición ha seguido evolucionando a lo largo del tiempo después del 31 de diciembre de 2019. A fines de 2019, se identificaron un grupo de casos que mostraban los síntomas de una "neumonía de causa desconocida". en Wuhan, la capital de la provincia china de Hubei. El 31 de diciembre de 2019, China alertó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este nuevo virus. El 30 de enero de 2020, el Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional de la OMS declaró el brote como "Emergencia de salud pública de preocupación internacional". Se tomaron medidas, en la mayoría de los países.

Para las entidades que se ven afectadas, o que esperan verse afectadas por el brote o las medidas tomadas, el juicio crítico y la evaluación que la administración debería hacer es si, y de ser así, qué evento en esta serie de hechos proporciona evidencia de la condición que existía al final del período sobre el que se informa para las actividades de las entidades, o sus activos y pasivos.

Por ejemplo, si las instalaciones de fabricación de la entidad A se cerraron después del 31 de diciembre de 2019, debido a las medidas de cuarentena impuestas por el gobierno local para contener el brote, la gerencia evaluará si el evento merece un ajuste a los estados financieros que se están cerrando o no.

Si, por ejemplo, la gerencia concluye que la causa del cierre en la serie de eventos que llevaron al cese de actividades no es el brote en sí mismo, sino las medidas tomadas por el gobierno después de la fecha del informe, el evento no se ajusta y no puede reflejarse en los activos y pasivos de la entidad, en forma de asiento contable.

Para las entidades que se ven afectadas, o que esperan verse afectadas por el brote o las medidas tomadas, el juicio crítico y la evaluación que la administración debería hacer es si, y de ser así, qué evento en esta serie de hechos proporciona evidencia de la condición que existía al final del período sobre el que se informa para las actividades de las entidades, o sus activos y pasivos.

Si el impacto de estos eventos no ajustables es material, se requiere que la entidad revele la naturaleza del evento y una estimación de su efecto financiero en nota a los estados financieros. Por ejemplo, puede tener que describir cómo el brote ha afectado o puede afectar sus operaciones, como por ejemplo si hay lugares afectados u operaciones suspendidas debido a las medidas gubernamentales impuestas, etc.

Las incertidumbres debidas al resultado impredecible de esta enfermedad pueden dificultar la estimación de los efectos financieros futuros. Si no se puede hacer una estimación razonable, igual es aconsejable, que la entidad exponga ese hecho en la información a brindar a sus grupos de interés.

Otros aspectos contables que, además de lo anterior, van también a tener que ser considerados son algunas otras estimaciones contables clave como por ejemplo las estimaciones que generalmente incluyen los supuestos sobre la recuperación o liquidación futura de un activo y un pasivo, respectivamente; las consideraciones variables y restricciones relacionadas con ingresos procedentes de contratos con clientes; el valor neto realizable de los inventarios ; la recuperación de los activos por impuestos diferidos ; la vida útil restante y valor residual de propiedades, planta y equipo, intangible activos y derechos de uso y otros pasivos contingentes y activos contingentes, simplemente para mencionar algunos de los desafíos de medición y revelación a enfrentar.

En síntesis, las empresas deben controlar los efectos actuales y potenciales que tendrá el nuevo coronavirus (COVID-19) en sus informes financieros. Las revelaciones oportunas y significativas sobre el posible efecto sobre la posición financiera, el rendimiento y la viabilidad de la empresa, así como las medidas tomadas para gestionar los riesgos, son importantes para satisfacer la necesidad de información de sus grupos de interés, con un sentido profundo de responsabilidad, ética y transparencia en los negocios.

§

Si te interesan estos temas y quieres profundizar y especializarte en la temática, informate sobre la Maestría en Contabilidad y Auditoría de la UCC.

«La formación de hombres de ciencia, conciencia y compromiso constituye la misión de la Universidad Católica de Córdoba, misión que se inspira en el ideal ignaciano de superar constantemente los niveles de excelencia»