Noticias ICDA

Por qué una recesión es un buen momento para comenzar una Startup?

¿Quién dijo que los periodos de recesión no son buenos para crear tu propia empresa? ¿Y si fuera lo contario? Nota publicada con la autorización del Founder Institute.

Muchos emprendedores están preocupados por las consecuencias económicas del Covid 19. Pero los emprendedores no deberían preocuparse por una potencial recesión global, consecuencia de la pandemia, por una razón esencial: el estado de la economía global no impacta de manera directa en las startups a gran escala.

Los verdaderos factores que determinan el éxito o fracaso de una startup, están estrechamente ligados a su equipo fundador y a su habilidad para resolver los problemas de sus clientes. Muy pocas veces este encaje producto/mercado tiene que ver con tendencias macroeconómicas más profundas. Así lo afirma el emprendedor y VC Paul Graham:

«Si quieres mejorar tus oportunidades, debes pensar más en a quién vas a reclutar como cofounder, que en el estado de la economía. Y si te preocupan las amenazas que puedan poner en peligro tu negocio, no las busques en las noticias, míralas en el espejo.»

CÓMO MAXIMIZAR LAS VENTAHAS DE UNA STARTUP DURANTE UNA RECESIÓN

1. Muévete rápidamente (mientras las compañías grandes se reorganizan)

Por naturaleza, las Startups son organizaciones ágiles y ligeras, y como resultado, están más preparadas que las grandes empresas para navegar de manera rápida, las cambiantes mareas de la economía.

En contraste, las grandes compañías se parecen más a un lento animal prehistórico, especialmente vulnerable durante una recesión, cuando la rapidez es un elemento de vital importancia. En periodos así, una startup debe ser capaz de identificar debilidades en sus competidores más añejos, y posicionarse a si misma para maximizar cualquier oportunidad de resolver un problema donde y cuando sus competidores no pueden.

2. Las recesiones crean problemas que los emprendedores pueden resolver

Las recesiones crean una variedad de nuevos problemas y los emprendedores son en esencia, solucionadores de problemas. Los negocios de base tecnológica típicamente atraviesan periodos de desarrollo de producto y de encaje producto/mercado, antes de alcanzar su fase de ganancias. Las recesiones económicas presentan oportunidades para los emprendedores de enfocarse profundamente en sus clientes y en los problemas que la empresa está pretendiendo resolver a escala.

Para los emprendedores que no han alcanzado aun un verdadero encaje producto/mercado, una recesión puede ser un periodo ideal para enfocarse en los puntos de dolor de la experiencia del cliente. Tanto Apple como Microsoft, fueron fundadas durante un profundo periodo recesivo a mediados de los setentas.

3. Ahorra en costos

Productos y servicios son más baratos durante las recesiones. Los emprendedores inteligentes saben cómo tomar ventaja de esta situación. Las empresas en dificultades venden sus activos a precios de oferta, minoristas y vendedores reducen los precios para mover el inventario, y las tasas de interés tienden a estar en su punto más bajo, de manera que se pueda acceder a crédito para financiar compras de casi cualquier cosa.

Al igual que las empresas, durante las recesiones los consumidores quieren ahorrar el mayor dinero posible. Por esa razón, los negocios B2C que compitan en precio, puede que tengan mayores posibilidades de crecimiento.

4. Encuentra el talento que está buscando oportunidades

Mientras el desempleo crece, el número de personas en búsqueda activa de trabajo incrementa. Más gente buscando empleo significa que hay más talento calificado disponible para ser contratado.

Si tu equipo está buscando expandirse y además estás bien preparado para navegar un escenario recesivo y salir bien librado al final de todo, estamos hablando sin duda de una gran oportunidad. Tomarse algo de tiempo al principio de una recesión para diseñar y poner en marcha un inteligente plan de contratación de personal, puede significar hacerse con el talento más calificado de manera más fácil, en un momento en que los nuevos empleados apreciarán de manera especial, tener la oportunidad de seguir trabajando.

También es preciso tener en cuenta que, según datos de la Kaufman Foundation, en un mercado laboral frio, en el que las empresas contratan menos, más emprendedores darán inicio a sus negocios simplemente porque no logran encontrar un nuevo empleo.

Una recesión en la que gente talentosa está buscando nuevos problemas por resoler, puede ser el momento ideal para encontrar un cofounder que complemente tus habilidades y poder así lanzar tu emprendimiento con un equipo balanceado y experimentado.

5. Todas las recesiones terminan

Un mercado en crecimiento eventualmente significa inversores ansiosos de encontrar nuevas oportunidades. Los emprendimientos que se han desarrollado en base a recursos propios en épocas de vacas flacas, son sin duda más atractivos a la hora de buscar escalabilidad y lograr inversiones.

Inlcuso durante una recesión, hay inversores —especialmente inversores ángeles— interesados en encontrar buenas alternativas para llevar su dinero fuera de los mercados públicos. Por esa razón, inversores inteligentes estarán especialmente interesados en invertir en emprendimientos prometedores que aun se encuentren en etapas tempranas.

En cualquier caso, las empresas que logran gestionar un encaje producto/mercado durante una recesión, son las que estarán preparadas para tomar mayor ventaja de crecimiento, tan pronto como la economía empiece a mejorar.

§

Versión original: Why a Recession is a Great Time to Launch a Startup.

«La formación de hombres de ciencia, conciencia y compromiso constituye la misión de la Universidad Católica de Córdoba, misión que se inspira en el ideal ignaciano de superar constantemente los niveles de excelencia»