Noticias ICDA

Las inversiones, a la espera del recambio

Nota publicada en La Voz del Interior, a propósito de la publicación del informe correspondiente al primer trimestre de 2016, del Índice del Clima de Negocios e Inversión para la provincia de Córdoba - ICNIC.

 

Por Paula Martínez

El recambio presidencial, con sus perspectivas de cambio, y la relativa calma macroeconómica del primer trimestre de 2015 mejoraron el clima de negocios en Córdoba. Pese a esto, el nivel de inversiones sigue sin 
reaccionar, a la espera de mayores definiciones en el frente político.

El indicador que elabora en forma trimestral el Instituto de Ciencias de la Administración (Icda) de la Universidad Católica de Córdoba muestra mejores números respecto de los dos últimos trimestres de 2014, y en la comparación interanual de los tres primeros meses del año pasado.

El Índice de Clima de Negocios e Inversión en Córdoba (Icnic) se sitúo en el período enero a marzo de 2015 en un nivel levemente positivo de 5,5 puntos, calificado como “incierto”. Es algo superior al “insuficiente” de los dos períodos anteriores.

Los tres subíndices que componen el indicador general se comportaron en igual sentido. Esto evidencia que “la estabilidad relativa en las variables macroeconómicas de los primeros meses del año ha sido positiva para las expectativas de los empresarios”.

El subíndice “situación actual” es más alto que el de los últimos tres meses de 2014 y que el del primer trimestre del año pasado.

En el análisis de los componentes de este indicador se evidencia un estancamiento de la situación económica de las empresas, que se mantienen con calificación “positiva”, pese a que está por debajo de los guarismos de 2013.

Mejores perspectivas

Un dato para destacar es que las proyecciones para el próximo semestre de 2015 son mayores a las de la segunda mitad de 2014.

La situación económica futura tuvo una importante mejora en la medición del primer trimestre de 2015 (repuntó de 68 a 89 puntos contra el trimestre anterior, y se situó en un escalón “positivo”). El salto también se observa en la comparación interanual.

Para los economistas del Icda esto “refleja que los empresarios empiezan a trasladar las señales positivas que genera la estabilidad macroeconómica a sus expectativas futuras”.

“A lo anterior se le suman las previsiones en cuanto al posible cambio de Gobierno, lo cual resulta claramente alentador para el clima de negocios”, agrega el informe.

Según la encuesta, casi la mitad de los empresarios cree que su situación económica en el próximo semestre será muy buena (seis por ciento) o buena (41,3 por ciento). En tanto, 8,8 por ciento estima que será negativa.

Inversiones en espera

Por el contrario, las mejores perspectivas económicas no impactan en una reacción suficiente del nivel de inversiones.

“Los niveles de inversión actuales continúan siendo bajos e insuficientes para asegurar un buen crecimiento futuro, al igual que la inversión futura”, dice el informe.

Un 30,8 por ciento de las empresas encuestadas (2,8 puntos más que el trimestre anterior) están ampliando su capacidad productiva y ejecutando inversiones “muy importantes” (6,3 por ciento) o “significativas” (24,5 por ciento).

Otro 31 por ciento está realizando sólo inversiones de reposición y el porcentaje más importante, un 38,3 por ciento, afirma que sus inversiones son escasas (19,3) o que no están invirtiendo (19 por ciento).

En cualquier caso, los datos son mejores a los del último trimestre del año pasado, cuando el indicador de inversión actual había tocado un piso.

En cuanto al futuro, el nivel de inversión proyectado es superior respecto a un muy mal cuarto trimestre de 2014, pero está muy por debajo de los niveles de los nueve primeros meses del año pasado.

“La incertidumbre por el conflicto de la deuda y la proximidad de las elecciones hacen que los empresarios retrasen sus inversiones hacia fines de este año y comienzos del próximo”, explica el Icda.

El porcentaje de empresas que no estima realizar inversiones o las hará en forma escasa (34,6 por ciento) es inferior al de aquellas que prevén realizarlas (42,4 por ciento).

Como en las mediciones anteriores, el rubro “políticas económicas” sigue siendo el más negativo. El 70 por ciento de los encuestados considera al contexto institucional como “desfavorable” (53) o “muy desfavorable” (17). Para el 14,8 es “favorable” y el 15,3 por ciento lo considera “indiferente”.

38,3% sin inversión

El 19,3% de las firmas tiene inversiones escasas y el 19% no invierte. Otro 31% sólo realiza inversiones de reposición.

70% con contexto adverso

El 53% de los empresarios considera el contexto institucional desfavorable, y el 17% muy desfavorable.

§

Ver nota completa: Las inversiones, a la espera del recambio.